Casa de Salud - Especialistas en atención psiquiátrica Servicios Equipo Instalaciones Tratamiento Programa Ventajas Como Ingresar Preguntas frecuentes Ubiación Blog
Casa de Salud - Especialistas en atención psiquiátrica

• Depresión • Ansiedad • Esquizofrenia • Trastorno Bipolar • TOC

 
Contacto
   

¿Cuál es la Influencia de los Factores Biológicos en los Trastornos Mentales?

Los trastornos a los cuales se les otorga una base puramente biológica son aquellos relacionados a un daño de grandes áreas de tejido cerebral, es decir con daños neurológicos que afectan la conducta, sin embargo es importante mencionar que no todos los daños neurológicos generan conductas patológicas y a su vez la mayoría de los trastornos mentales no son resultado de un daño neurológico.

Ya que actualmente se ha reconocido que los procesos biológicos de tipo genético y bioquímico para que sean afectados también requieren de ciertos factores psicosociales y culturales.

images

Algunos de los factores biológicos que pueden ser relevantes para la presencia de una conducta inadaptada, son:

1) Desequilibrio en los neurotransmisores

Este tipo de desequilibrio está relacionado a la comunicación que existe entre las neuronas de nuestro cerebro. Este tipo de conexión se realiza mediante sustancias químicas denominadas neurotransmisores, que se liberan en el espacio entre neurona y neurona por medio de un impulso nervioso.

Existen diversos tipos de neurotransmisores, algunos se encargan de aumentar el impulso en la neurona, mientras que otros lo inhiben. Un desequilibrio de estos neurotransmisores en diversas áreas cerebrales puede generar algunos tipos de trastornos como ansiedad, depresión, entre otros.

2) Desequilibrio en las hormonas

El desequilibrio hormonal también desempeña un papel importante en ciertos trastornos mentales, ya que la principal función de las hormonas es ser transmisores químicos en el interior del cuerpo. Las glándulas están encargadas de producir y liberar las hormonas que se distribuyen por el torrente sanguíneo y actúan en diversas partes de nuestro cerebro y cuerpo.

Una alteración en esta conexión está estrechamente ligado a trastornos como depresión y estrés post traumático.

3) Vulnerabilidad Genética

Los genes influyen en gran medida en los procesos bioquímicos del cuerpo. Diversos estudios proponen que la herencia predispone determinados trastornos como depresión, esquizofrenia, alcoholismo, etc.

Sin embargo al contrario de las características físicas como el color de ojos, que están determinadas únicamente por nuestra genética, las conductas patológicas también son resultado de la interacción con el entorno, es decir, que se encuentran condicionadas por el ambiente.

Una persona puede heredar la susceptibilidad a padecer una enfermedad mental, sin embargo no significa que obligatoriamente la desarrolle, ya que para que esto suceda son necesarios factores externos (estrés, maltrato, uso de sustancias, etc.) que disparen o generen la presencia de dicho trastorno.

4) Temperamento

El temperamento también puede tener influencia en ciertas formas de psicopatología, un ejemplo es cuando una persona en su niñez presenta situaciones tales como temor o inhibición, puede convertirse en un factor de riesgo para presentar algún tipo de trastorno de ansiedad durante su niñez o edad adulta.

De igual forma niños que pueden ser altamente desinhibidos o con poco temor, pueden llegar a presentar problemas para aprender normas y reglas de la sociedad. Si esto a su vez es unido a un ambiente hostil, existen mayores probabilidades de que se desarrolle un trastorno de la conducta o de personalidad antisocial.

5) Disfunción cerebral

Los daños en el tejido cerebral pueden ser un factor de riesgo para presentar algún tipo de psicopatología. Sin embargo los estudios del funcionamiento del cerebro han demostrado que el cerebro no es rígido ni determinista. Ya que posee la capacidad de generar nuevas conexiones neuronales cuando se desarrolla en un ambiente enriquecido, es decir que la plasticidad neuronal se mantiene en cierta forma a lo largo de la vida del individuo.

6) Deprivación Física.

La falta de sueño, la falta de alimento, exceso de trabajo entre otros, pueden provocar un desequilibrio fisiológico y afectar la capacidad del individuo para afrontar las dificultades.

Una privación de alimento prolongada suele generar un mal funcionamiento de la persona y a su vez una pérdida extensa de peso puede generar efectos psicológicos a largo plazo.

Actualmente cuando se presenta una disfunción del sistema nervioso central, éste puede estar generado tanto por causas psicológicas como biológicas; sin embargo el recibir un tratamiento psicosocial suele ser tan eficaz como los medicamentos para generar cambios en la estructura y ayudar a la funcionalidad del cerebro. De aquí la importancia de considerarnos seres bio-psico-sociales para enfrentar con mayor éxito los trastornos mentales.

Los principales factores ambientales que pueden originar el desarrollo de una enfermedad mental son:

  • La muerte de un ser querido
  • Maltrato o Violencia
  • Cambios de gran impacto (cambio de ciudad, escuela, empleo).
  • Una situación traumática
  • Una separación o divorcio
  • Abuso de drogas
  • Presión social
  • Una familia disfuncional
  • Abuso de alcohol



¿Crees tener un problema o quieres ayudar a un ser querido?

Envía el formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo:


Comments are closed.

Facebook Twitter
Copyright © Casa de Salud. Todos los derechos reservados Aviso de Privacidad