Casa de Salud - Especialistas en atención psiquiátrica Servicios Equipo Instalaciones Tratamiento Programa Ventajas Como Ingresar Preguntas frecuentes Ubiación Blog
Casa de Salud - Especialistas en atención psiquiátrica

• Depresión • Ansiedad • Esquizofrenia • Trastorno Bipolar • TOC

 
Contacto
   

Manténte alerta con tus estados de ánimo

No confundas bipolaridad con depresión. Ante un cuadro depresivo siempre hay que pensar en la posibilidad de un trastorno bipolar, porque cuanto más se tarde en detectar este desorden caracterizado por la alternancia de episodios de una profunda tristeza con otros de una euforia sin límites, peor será su pronóstico y opciones de tratarlo con éxito. Además de la “puntería diagnóstica”, otra de las herramientas que se está mostrando eficaz para este problema es la psicoeducación.

Los síntomas

Pedro llegó a la consulta del psiquiatra, acompañado por su pareja porque se sentía tan mal que era incapaz de levantarse de la cama: no tenías ganas ni fuerza para hacer nada, su mente estaba poblada de pensamientos negativos y tristes, las cosas que antes le ilusionaban y estimulaban ya no tenían sentido, no veía ninguna salida a su situación y su horizonte vital era un árido y gris desierto.

Cuando el paciente explicó estos síntomas al facultativo -y su acompañante corroboró que no obedecía a ninguna causa objetiva reciente ni a un hecho traumático como un duelo, divorcio o fracaso laboral- el médico le diagnosticó una depresión orgánica, y le prescribió una serie ansiolíticos y antidepresivos, cuya dosis Pedro debió variar paulatinamente para acostumbrar su sistema nervioso a los fármacos.

Centrados exclusivamente en el cuadro depresivo, el paciente no le contó al médico ni éste último le consultó respecto de otros hechos anómalos. De ser así, habría salido a la luz que así como ahora se encontraba emocionalmente en un pozo sin fondo hace unos meses Pedro había estado en una cima sin límites, al vivir varios días de una euforia incontenible, dominados por una enorme actividad y energía, en los cuales se sentía capaz de todo.

Durante aquella etapa de exaltación del ánimo, que se prolongó durante varios días seguidos, el paciente experimentó un aumento de su vitalidad y actividad, tuvo un marcado sentimiento de bienestar y un elevado rendimiento físico y mental. También se volvió más sociable, hablador, se comportó con una familiaridad excesiva, y mostró un enorme vigor sexual y menos necesidad de sueño.

Si se hubiera conocido ese episodio de hipomanía previo al depresivo, su diagnóstico hubiera sido diferente, no se hubiera perdido un valioso tiempo para tratarlo adecuadamente, y se hubieran ahorrado a Pedro las recaídas y empeoramiento de la enfermedad mental que en realidad sufría: un trastorno bipolar.

“Los psiquiatras deben acostumbrarse a pensar que siempre que se encuentren ante un paciente deprimido, después de descartar la organicidad de la depresión, la segunda opción diagnóstica imprescindible es el trastorno bipolar”, señala el doctor Francesc Colom, del Hospital Clínico de Barcelona.

Fuente: univision.com




¿Crees tener un problema o quieres ayudar a un ser querido?

Envía el formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo:


Comments are closed.

Facebook Twitter
Copyright © Casa de Salud. Todos los derechos reservados Aviso de Privacidad